miércoles, 31 de julio de 2013

Roosevelt y el Cadillac blindado de Capone

Horas después de producirse el ataque japonés a la base naval de Pearl Harbor (Hawaii) el Servicio Secreto de EE.UU se encontró con un inesperado problema. Al día siguiente el presidente norteamericano Franklin D. Roosevelt debía a acudir al Capitolio para hablar ante el Congreso (en lo que sería el famoso discurso del "día de la infamia"), y, aunque el viaje desde la Casa Blanca era corto, las medidas de seguridad tenían que adaptarse a la nueva situación de estado de guerra. 


La limusina presidencial no era a prueba de balas, y el Servicio Secreto contaba con unas pocas horas para conseguir un vehículo blindado que la sustituyese. Además, según las normas vigentes en aquel momento, el límite de gasto para cualquier vehículo oficial era de 750 dólares. Por ello, el nuevo coche tenía que estar acondicionado para servir al presidente en sus desplazamientos, contar con un buen blindaje, estar disponible de forma inmediata y ser barato. 


Entonces alguien cayó en la cuenta de que el gobierno federal ya tenía en su poder un coche que se ajustaba a todas esas características: Entre los bienes incautados por el Departamento del Tesoro al famoso gánster Al Capone (en la imagen superior), que había sido arrestado en 1931 y condenado por evasión de impuestos, se encontraba su automóvil, un Cadillac V8 Town Sedan de 1928. Estaba pintado de verde y negro, los colores utilizados en los vehículos de la policía de Chicago, contaba con transmisor de radio, y lo más importante: tenía un blindaje de más de 1000 kgs de planchas de acero y cristales a prueba de balas de una pulgada de grosor. 



El Cadillac (en las fotografías sobre este párrafo) había estado parado durante años en un estacionamiento del Departamento del Tesoro, y los agentes del Servicio Secreto tuvieron que trabajar aquella noche para dejarlo a punto, limpiándolo y revisando todos los detalles. Al mediodía del 8 de diciembre de 1941 todo funcionó a la perfección en el traslado de Roosevelt al Capitolio. Se dice que cuando se enteró del origen de su nuevo coche, el presidente bromeó: "Espero que al señor Capone no le importe".

Fuente:

1 comentario:

Anónimo dijo...

Es un mito falso que el auto de Al Capone haya sido utilizado por Roosevelt. En la página http://www.myalcaponemuseum.com/id196.htm hacen referencia que el Cadillac 1928 de Al Capone fue vendido al Sr. Tony Stuart de Inglaterra en 1933 y regresó a Canadá en 1958, cuando lo adquiere el Sr. Harley Neilson y queda en exposición en el Museo de Niágara Falls hasta el año 1971... todas esas ventas y cambios de manos están registradas, por lo que el mito se cae.