lunes, 3 de diciembre de 2012

Un Insólito Combate Aéreo

El día 11 de abril de 1945, un avión Piper L-4 Cub norteamericano ocupado por los tenientes Merritt Duane Francies (piloto) y William Martin (observador) - en la imagen de aquí abajo, a la izquierda y a la derecha, respectivamente) -, asignado a la 5ª División Acorazada estadounidense despegó de un aeródromo aliado situado a unos 100 kms al oeste de Berlín, en una misión de reconocimiento. 
 
 
Cuando volaban buscando objetivos en tierra para la artillería, los tenientes estadounidenses vieron un avión Fieseler Fi-156 Storch alemán (fotografía bajo este párrafo) dando vueltas bajo ellos, a no mucha distancia de los tanques de la 5ª División Acorazada. El Storch, igual que el Piper Cub, era un pequeño monomotor de dos tripulantes utilizado sobre todo para vuelos de reconocimiento o de enlace. Por regla general, ninguno de tales aparatos tenían armamento alguno (aunque algunas versiones del avión alemán si que iban dotadas de una ametralladora MG 15 de 7.92 mm montada sobre ajuste trasero).
 
 
El avión alemán era más veloz que el estadounidense, pero sus tripulantes no parecían haberles visto, y además los norteamericanos tenían la ventaja de la altura. Así que Francies comunicó por radio que iba a entrar en combate y picó contra el avión enemigo, al tiempo que los dos tenientes estadounidenses abrían fuego con las únicas armas que tenían a mano, sus pistolas semiautomáticas reglamentarias Colt .45 M1911 (como las de la fotografía de aquí abajo). Vaciaron los cargadores contra el Storch, alcanzando repetidamente el parabrisas, los tanques de combustible y el ala derecha del avión alemán. El piloto germano hizo varios giros bruscos tratando de eludir el ataque, pero no sólo no lo consiguió, sino que, en un giro a baja altura el ala derecha del aparato golpeó contra el suelo y el avión acabó volcado en un prado.
 
 
El Piper Cub tomó tierra tras él, y, tras unos disparos de advertencia de los estadounidenses, los dos alemanes se entregaron con las manos en alto. Francies y Martin se quedaron custodiando a los prisioneros hasta que las tropas terrestres de la 5ª División Acorazada que se encontraban en las proximidades, y que habían visto a lo lejos la escaramuza, se hicieron cargo de ellos. "Nunca supe sus nombres", recordó más tarde Francies. "Podrían haber sido personajes importantes, por lo que sé. Les entregamos a los tanques unos quince minutos más tarde, después de que el hombre herido me diese las gracias varias veces por vendarle el pie. Creo que pensaron que íbamos a dispararles".
 
 
Que se sepa, aquel Fieseler Storch (en la imagen superior, precisamente junto a un Piper Cub, en una exhibición aérea) fue el único avión abatido por fuego de pistola en toda la guerra. Esta historia se puede encontrar en distintas fuentes con algunas variantes. En la más extendida se afirma que el Storch capturado por Francies y Martin fue el último avión de la Luftwaffe derribado en el frente occidental, situando la acción en el 7 de mayo de 1945, el día del final de la guerra en Europa. Pero hay algunos datos que no encajan con esa versión. En mayo de 1945 la 5ª División se encontraba cerca de la frontera checoslovaca, así que el episodio no pudo ocurrir al oeste de Berlín. El teniente Martin recibió por la acción la Air Medal; sin embargo, su compañero Francies tendría que esperar más de dos décadas a que le llegase el reconocimiento oficial. En 1966 el escritor Cornelius Ryan recogió el episodio en su libro "La Última Batalla", rescatándolo del olvido y haciendo que la USAF concediese a Francies la Distinguished Flying Cross, con 22 años de retraso.
 
Fuentes:

2 comentarios:

Mr. Lombreeze dijo...

Te acuerdas de la historieta de "Hazañas Bélicas" en la que un lancero polaco detenía a un panzer porque alcanzaba con su lanza al conductor del tanque?

charlie furilo dijo...

@MrLombreeze: Sííííííí!! Claro que sí. No se si fue la primera historieta de "Hazañas Bélicas" que leí, pero es de las que más recuerdo. Sin duda.