miércoles, 7 de noviembre de 2012

Bélgica: Colaboracionismo y Resistencia

El 10 de mayo de 1940 la Wehrmacht  invadió Bélgica (junto con Holanda, Luxemburgo), como paso previo al ataque sobre Francia.Tras una breve campaña de 18 días, vista la superioridad alemana y la falta de ayuda suficiente por parte de Gran Bretaña y Francia, los belgas capitularon. Bélgica había sufrido la ocupación alemana durante la I Guerra Mundial, y de alguna manera la experiencia de 1940-1944 estableció paralelismos con aquélla. 


El gobernador militar de Bélgica y el norte de Francia, el general Alexander von Falkenhausen (en la fotografía superior), era sobrino del general Ludwig von Falkenhausen, que había sido gobernador militar de Bélgica durante 1914-1918. Muchos de los que lucharon contra las fuerzas de ocupación durante la Segunda Guerra Mundial arriesgaron sus vidas para la misma causa por segunda vez, y la principal tendencia colaboracionista, al igual que durante la Gran Guerra, se encontró entre los nacionalistas flamencos. La situación de Bélgica era complicada, no sólo debido a la existencia de 2 comunidades nacionales distintas - valones y flamencos -, sino también debido a que, aunque el Gobierno se embarcó hacia el Reino Unido, el rey Leopoldo III decidió quedarse en el país, donde permaneció bajo arresto domiciliario.


Al abordar el Colaboracionismo con las fuerzas de ocupación de la Alemania nazi, es importante distinguir entre las regiones de Flandes y Valonia, ya que la primera tuvo la más grande proporción de colaboracionistas de toda Europa Occidental. Un potente partido separatista, el Vlaamsch Nationaal Verbond (VNV) -"Unión Nacional Flamenca"- (en la imagen de aquí arriba, durante un mitín) , practicó una activa política pro-alemana y seguía la ideología fascista. Con 100.000 miembros, dirigido primero por Staf de Clerq y luego, tras la muerte del primero en octubre de 1942, por Hendrick Elias (imagen bajo estas líneas), el VNV era reconocido por los alemanes como el único partido en Flandes.


El VNV tenía varias ramas uniformadas, incluyendo una milicia, la Dietsche Militie (DM), que estaba dividida en 4 ramas. La principal era la DM/Zwarte Brigade ("Brigada Negra"), con unos 12.000 miembros (fotografía bajo este párrafo). Su líder, Reimond Tollenaere, murió luchando con las Waffen-SS en Rusia. Sus miembros actuaron muy a menudo como Hilfsfeldgendarmerie ("Auxiliares de la Policía Militar") llevando brazaletes alemanes. La DM/Motor Brigade, que llevaba el mismo uniforme, desapareció en 1943 cuando la mayoría de sus integrantes se unieron a los Regimientos de Transporte del NSKK alemán. La DM/Hulp Brigade, por su parte, era una organización auxiliar de hombres mayores y llevaban un uniforme más sencillo.


La cuarta rama de la DM era la Vlaamse Wachtbrigade: establecida en mayo de 1941 como la Fabriekswacht o "Guardia de Fábricas", fue patrocinada por la Luftwaffe y elementos colaboracionistas; rebautizada a principios de 1942 como Vlaamse Fabriekswacht, y se asoció al VNV, integrándose en la DM, recibiendo en junio de 1943 su nombre definitivo. El uniforme incluía prendas de la Luftwaffe, las SS y la DM. Su fuerza total, de unos 4.000 hombres, estaba organizada en 14 compañías y después en 4 batallones. En julio de 1944 se transformó en una Flak-Brigade (artillería antiaérea) de la aviación alemana.


La pequeña rama flamenca de las SS Germánicas (Allgemeine-SS) fue creada en 1940, no tenía relación con el VNV y dependía enteramente del grupo radical De Vlag, un movimiento colaboracionista que pedía la incorporación de Flandes al Tercer Reich. La Germaansche-SS in Vlaanderen contó solamente con un regimiento, la mayoría de cuyos miembros acabaron luchando en Rusia después de unirse a las Waffen-SS. Su uniforme era prácticamente idéntico al de su homónima alemana.


Por su parte, en Valonia, el Rex, partido político fascista dirigido por Leon Degrelle (en la fotografía superior), estaba en decadencia, y la ocupación lo resucitó hasta cierto punto, aunque nunca fue tan fuerte como el VNV flamenco. En agosto de 1940 se vio por primera vez al Rex formando milicias uniformadas: las Formations de Combat, vestidas con camisa, guerrera y pantalones azul oscuro y más tarde con una especie de mono azul oscuro. Incluían una rama motorizada, la Brigada Volante Rex, cuya mayoría de sus miembros se alistaron luego al NSKK. Las Formations de Combat se suprimieron en 1943, ya que la mayoría de sus integrantes estaban luchando en Rusia con la Legión Wallonie (28. SS-Freiwilligen-Grenadier-Division "Wallonien") o en otras unidades.


Dos fuerzas de seguridad auxiliares armadas fueron creadas bajo el control de las autoridades militares alemanas. En Flandes, la Vlaamse Wacht, reclutada desde junio de 1941 entre antiguos veteranos flamencos, con el apoyo de asociaciones del VNV. Después de un período usando el uniforme caqui del Ejército Belga, los cambió por uniformes azul oscuro, y finalmente por los feldgrau alemanes, en junio de 1944. Sus 4 batallones, formados por 13 compañías de fusileros, 2 de guardias de ferrocarril, 1 de guardia de canales y 2 de depósito, encuadraban un total de unos 4.000 hombres. En julio de 1941 se formó su equivalente valón, la Garde Wallone, compuesta por miembros del Rex y por veteranos de guerra valones. Había dos batallones, uno de los cuales era responsable de proteger el sistema de ferrocarriles. Llevaban el mismo uniforme que la Vlaamse Wacht, con la excepción de diferentes colores de escarapela, el uso de rojo vivos en lugar de amarillos en el uniforme y el uso del casco Adrian en lugar del casco del Ejército Holandés usado por los flamencos.


Otras fuerzas auxiliares eran la Gendarmerie belga, dividida por los alemanes en secciones flamencas y valonas, y formada por unidades móviles para luchar contra la Resistencia (miembros del VNV y del Rex fueron reclutados para servir en ella o bien agregados como auxiliares); y la Guardia Rural (Boerenwacht o Garde Rurale, en Flandes y Valonia, respectivamente) - fotografía de aquí arriba - fue creada en junio de 1941, bajo el control de la asociación colaboracionista de agricultores, para proteger las cosechas y los graneros contra el sabotaje. Después de que algunos de sus miembros fueran asesinados, recibió uniformes y  armas. Hacia mayo de 1942 encuadraba 28.000 hombres en Flandes y 38.000 en Valonia. Muchos eran reclutas, y llevaban sólo brazaletes en lugar del uniforme verde oscuro de la Guardia Rural. A pesar de su gran tamaño, no era una rama significativa de las fuerzas colaboracionistas. Para muchos de sus miembros, sólo era un medio honesto para proteger sus medios de sustento y carecía de significado ideológico.


Por lo que atañe a la Resistencia Belga, se ha de señalar que nunca fue muy fuerte, en términos estrictamente militares, y estuvo siempre muy dividida. En 1940-1941 se crearon algunos movimientos dedicados a prepar la acción armada "para el momento oportuno". Algunos era regionales: el Armée de la Libération en Lieja, la Witte Brigade (en la imagen superior) en Amberes, Les Insoumis en Hainaut o el Groupe G en Bruselas (este último, compuesto principalmente por estudiantes de ingeniería, era muy eficiente en cuanto a sabotaje industrial).


Otros movimientos tenían una base nacional, como el Mouvement National Belge, dirigido por Camille-Jean Joset, veterano de la I Guerra Mundial, que se dedicaba a tareas de inteligencia, propaganda y  actos de sabotaje. Joset y sus principales lugartenientes fueron arrestados en 1942. La Légion Belge estaba compuesta por oficiales de reserva del Ejército Belga y dirigida por el coronel Jules Bastin, ministro del gobierno en el exilio. Consiguió unir su grupo con el Mouvement National Royaliste, y negociaba con la Witte Brigade y el Armée de la Libération, pero su intento de unificar los grupos de resistencia se frustró cuando los alemanes los detuvieron. Los comunistas eran muy eficientes: a su Armée Belge des Partisans du Front de L'Indépendance et de la Libération (FIL) se le reconoció haber matado a 500 alemanes en la provincia de Bruselas entre 1941 y 1944. Y desde 1942 hasta 1944 mataron igualmente a unos 1.000 colaboracionistas belgas. El Gobierno en el exilio llamó a todos estos grupos de manera colectiva el "Armée Secrète", pero tras la detención de Bastin ninguna organización unificada continuó existiendo. El Ministerio de Defensa del Gobierno en Londres tenía lazos distintos con cada grupo. Intentaron que el comunista FIL se limitase a la resistencia civil, pero este movimiento, como digo, tenía sus propios grupos de acción. Fueron de hecho, los únicos partisanos que atacaron a las tropas alemanas cuando estaban en retirada en Las Ardenas a finales de 1944.


Los planificadores aliados esperaban que la Resistencia Belga se levantara en apoyo del avance aliado, pero esta insurrección nunca ocurrió. Aunque el "Armée Secrète" tenía unos 45.000 miembros en 1944, sólo unos 7.000 estaban armados. La retirada alemana se llevó a cabo muy rápidamente; el 2 de septiembre de 1944 todas las fuerzas de la Resistencia se encontraban bajo la autoridad del general Gérard, pero esto tuvo pocas consecuencias prácticas, ya que las tropas aliadas ocuparon el país entero en unos pocos días. Una de las operaciones de resistencia más valiosas estratégicamente consistió en impedir que los alemanes destruyesen el vital puerto de Amberes. Las fuerzas de la Resistencia Belga no se transformaron - como ocurrió en el caso de Francia e Italia - en unidades regulares del ejército después de la ocupación alemana.


El componente civil de la Resistencia fue mucho más eficiente. Estaba coordinado por el Ministerio de Justicia, Información y Propaganda, y consiguió resultados brillantes en la recogida de información y el espionaje. Grupos tales como la Union des Patriotes Belges y el Comité d'Entraide estuvieron especializados en la organización de rutas de huida y evasión hacia España, lo que puso a salvo a muchos aviadores aliados. La red "Clarence-Cleveland" fue establecida por W. Dewe, director del grupo Dame Blanche de la I Guerra Mundial. Dewe murió a manos de los alemanes cuando intentaba escapar a la detención. Pero muchas otras redes - unas 35 en total - permanecieron operativas. Más de 10.000 hombres y mujeres estuvieron involucrados en este trabajo, y el SOE británico y el Gobierno belga en el exilio mandaron a 300 agentes al país.


Al final de la guerra, unos 87.000 belgas fueron acusados de colaboracionismo. Nada menos que 4.000 fueron condenados a muerte, sin embargo, pocas sentencias fueron ejecutadas. En Bélgica, al contrario que otros países como Noruega, Dinamarca u Holanda,  el proceso de "depuración" oficial fue acompañado de una campaña no oficial de venganzas llevada a cabo por la Resistencia, durante la cual mucha gente fue sumariamente asesinada.


Fuentes:
Osprey: Soldados de la II Guerra Mundial: "La Resistencia en Europa Occidental" de Carlos Caballero Jurado

2 comentarios:

Mr. Lombreeze dijo...

Capt. Furi, ¡¡¡yo tengo una foto junto a la placa en el puerto de Amberes que recuerda la acción de la resistencia belga!!!. Oye, me hizo mucha ilusión hacérmela. Tontaticas de friki de la WWII...

charlie furilo dijo...

@MrLombreeze: jajaja... tranquilo, se de lo que me hablas, en mis viajes yo también he hecho fotos a todo lo que oliera a la WW II (Londres, Praga...) Saludos, maño!!