jueves, 27 de septiembre de 2012

Voluntarios Cosacos en la Wehrmacht

Los cosacos son un pueblo nómada que se estableció de forma permanente en las estepas del sur de lo que es actualmente Rusia y Ucrania aproximadamente en el siglo X. Desde siempre destacaron por su ardor guerrero, su destreza militar y la confianza que tenían en sí mismos. El nombre deriva posiblemente de la palabra turca quzzaq ("aventurero", "hombre libre"). El grupo principal y más numeroso es el de los cosacos ucranianos y los cosacos rusos de los ríos Don, Kubán, Terek y Ural, respectivamente. Algo menos conocidos son los cosacos polacos y los cosacos tártaros.


Las comunidades cosacas o "huestes", que históricamente habían proporcionado leal caballería ligera a los ejércitos de los Zares rusos (y que mayoritariamente apoyaron al Ejército Blanco durante la Guerra Civil Rusa), habían sido brutalmente reprimidas por el régimen de Stalin, que no sólo llevó a cabo persecuciones, deportaciones en masa y ejecuciones, sino que incluso prohibió la tradición y cultura cosaca. Por eso, muchos cosacos dieron la bienvenida a los invasores alemanes como libertadores, viendo la oportunidad de culminar sus ansias nacionalistas e independentistas. No obstante, en vísperas de la Segunda Guerra Mundial, el dictador soviético  no tuvo escrúpulos en reactivar a unidades cosacas bajo estricta vigilancia de la NKVD, cuando se dio cuenta que en tiempos de guerra necesitaba tropas expertas y preparadas como las cosacas. Se dio así la situación extraña y fraticida de que hubo cosacos combatiendo en ambos lados del conflicto, como integrantes de las tropas alemanas y del Ejército Rojo de la URSS.


Desde el principio de la campaña de Rusia, las unidades alemanas comenzaron a reclutar voluntarios cosacos en pequeños escuadrones independientes agregados como auxiliares, pero más pronto en números significativos, que fueron creciendo a medida que la guerra progresaba (regimientos, brigadas y finalmente divisiones). Las unidades de caballería que operaban contra los partisanos agregaron pronto una sotnia (escuadrón) de cosacos a sus efectivos. Su potencial se puso en evidencia ya en agosto de 1941, cuando una unidad completa de cosacos del Ejército Rojo, bajo el mando del comandante Ivan Kononov, se pasó a la Wehrmacht en Bielorrusia. Fue designada primero Kosaken Abteilung 102, después Ost Kosacken Abt 600 y finalmente, 5º Regimiento Cosaco del Don.


Inicialmente suspicaz y reticente, Hitler autorizó el reclutamiento de voluntarios cosacos en abril de 1942. Los grupos más importantes que se crearon ese año fueron los Regimientos "Lehman" y "Von Jungschulz" del Grupo de Ejércitos Sur, y los Regimientos "Platov" y "Von Wolff" del Grupo de Ejércitos Centro. Un ejemplo de una unidad reducida y más oscura lo proporcionó el XL Grupo Panzer. En el verano de 1942, este cuerpo se vió desbordado por el número de prisioneros soviéticos capturados que requerían un número importante de vigilantes armados para enviarlos a retaguardia, privándose, de ese modo, de un recurso, soldados alemanes, de los que no podía prescindir. Alguien sugirió que podrían suministrarse caballos a los prisioneros cosacos y ponerlos como guardianes de la columna de prisioneros. Un tal capitán Zagorodniy fue puesto al mando y él su grupo regresaron en otoño, pidiendo que se les asignara otra misión. Que los cosacos hubiesen regresado fue toda una  sorpresa pero, no obstante, recibieron instrucción formal y se les designó como Escuadrón Cosaco 1/82, prestando servicios en la Wehrmacht hasta que fueron aniquilados en ¡Saint-Lô, Normandía, en 1944!


En septiembre de 1942, el Oberstleutnant Helmuth von Pannwitz (en la imagen superior), un oficial alemán de caballería que había mandado una unidad de cosacos con cierto éxito, agregado a la caballería rumana y que mantenía una buena relación con el atamán (líder) de la hueste Terek, promovió la idea de formar una división completa de cosacos. El proyecto recibió la aprobación y se le nombró Comandante de Unidades Cosacas (con eventual ascenso a teniente general), organizando la evacuación de muchas familias de cosacos que huían del avance del Ejército Rojo, y establecer un stan o asentamiento permanente de cosacos, primero en Polonia y, más tarde, al norte de Italia.


La 1ª División Cosaca fue creada de forma oficial el 4 de agosto de 1943 bajo el mando de Von Pannwitz, incorporándose a ella los Regimientos "Platov", "Von Jungschultz", "Lehman", "Kononov" y "Von Wolff". Pronto se les agregaron muchas unidades menores, aunque algunas siguieron siendo independientes proporcionando servicios de reconocimiento, seguridad y escolta a las unidades alemanas que las habían reclutado. La división se instruyó en Mlawa, Polonia, organizada en 2 brigadas:

1ª Brigada Cosaca: 1er Regimiento Don, 4º Kuban, 2º Siberiano; Batallón de Artillería de Montaña Caúcaso.
2º Brigada Cosaca: 3er Regimiento Kuban, 5º Don, 6º Terek;  Batallón de Artillería de Montaña Caúcaso. 


Cada regimiento a caballo tenía 6 escuadrones, divididos en Gruppen de 12 hombres. Cada brigada tenía también un escuadrón pesado con 4 morteros de 81 mm y 4 ametralladoras. La división dispuso de un escuadrón contracarro con 5 cañones de 5,0 cm. Se le entregaron armas y uniformes alemanes así como material soviético capturado. Mlawa era una gran instalación del anterior Ejército Polaco que proporcionó acomodo para los 10.000 o 15.000 hombres y caballos que pasaron por ella. Se crearon unidades de apoyo divisional; un Regimiento de Reemplazo y Adiestramiento de Voluntarios con cuartel general en Mochovo dirigió una escuela para muchachos cosacos y un curso de entrenamiento para oficiales; incluso editaron un periódico. La división era rusa, y utilizaba esa lengua, aunque los técnicos como los herradores y veterinarios eran en su mayoría alemanes. Cada regimiento de 2.000 hombres tenía 160 cuadros de oficiales y técnicos alemanes.


En septiembre de 1943, de acuerdo con la nueva política de despliegue de las Osttruppen, la división fue transferida a Croacia para luchar contra los guerrilleros partisanos de Josip Broz "Tito". Ahora sería la policía alemana la que empleara a las Osttruppen en frentes muy alejados de sus patrias. La alta moral de la división y el hecho de que por lo menos los partisanos eran comunistas ayudaban a compensar la decepción sentida por los cosacos al no tener la oportunidad de combatir contra los soviéticos. A finales de 1943 las dos brigadas de la división fueron segregadas y reforzadas para convertirlas en las 1ª y 2ª Divisiones Cosacas, que junto a tropas adicionales, formaron el XIV Cuerpo de Ejército Cosaco. Los cosacos lucharon duramente y por mucho tiempo contra los partisanos, obteniendo más exitos que los alemanes en este tipo de guerra. Sus caballos les daban flexibilidad táctica en el abrupto terreno de las montañas balcánicas. Cuando el Ejército Rojo avanzó por Yugoslavia con su nuevo aliado, el Ejército Búlgaro, los cosacos consiguieron finalmente su oportunidad para combatir contra los soldados regulares soviéticos.


A finales de 1944, el cuerpo fue redesignado XV Cuerpo de Caballería Cosaca SS, pero su reasignación del control del Ejército al de las Waffen-SS fue sólo administrativa y sobre el papel, conservando la unidad sus viejos títulos y uniformes. El cuerpo - la formación más grande dentro de las Osttruppen - continuó creciendo. Una brigada sin numeración de plastum o infantería cosaca, de dos regimientos, fue creada alrededor del núcleo del antiguo 5º Regimiento de Cosacos del Don, y, con la adición de varias unidades más pequeñas formó una nueva 3ª División de Cosacos. Un poco antes del fin de la guerra, una unidad de infantería cosaca que había servido en el Muro del Atlántico, el 630º Regimiento de Infantería, fue incorporada también a la 3ª División. Sin embargo, es importante mencionar que otras unidades de cosacos continuaron dispersas por todo el ejército alemán.


Von Pannwitz estimulaba mucho el uso de las prendas tradicionales cosacas entre sus voluntarios: ésa fue una muestra típica de afinidad y comprensión que lo hizo muy popular entre ellos, y como resultado fue elegido Feldataman, el empleo más alto en la jerarquía cosaca, que tradicionalmente estaba reservado en exclusiva para el Zar. En su uniformidad se incluían dos tipos de gorro de piel y lana de oveja: el papaja de tradición zarista, de color negro con la corona en rojo para los cosacos del Don, y en blanco con la corona en amarillo para los cosacos de Siberia; y la más corta kubanka, introducida por los soviéticos en 1936, en negro con la corona en rojo y azul claro respectivamente para los cosacos del Kuban y del Terek. Todos tenían una cruz de trencilla en la corona. También fueron usadas otras prendas de cabeza de origen soviético y alemán. También se usó la burka, la pesada y rígida capa de montar de hombreras cuadradas, confeccionada con pelo negro de cabra o camello, la baschlyk (capucha con dos largas bufandas sujeta al cuello con un cordón), la tcherkesska (abrigo largo, hasta los tobillos, decorado con gaziri (cartuchos falsos) en el pecho) y las shaskas (sables tradicionales cosacos).


La suerte de los cosacos que combatían en las fuerzas alemanes iba a ser sombría. Los restos del XV Cuerpo de Caballería Cosaca se rindieron al Ejército Británico el 9 de mayo de 1945, cerca de Lienz (Austria). Pero los aliados habían acordado el traspaso de ciudadanos soviéticos capturados con uniforme alemán a la URSS, y los miles de prisioneros de guerra británicos liberados por el Ejército Rojo de los campos alemanes eran una importante baza de negociación. Los británicos entregaron a los cosacos a los vengativos soviéticos: la mayoría fue sentenciada a trabajos forzados en los gulags siberianos (donde miles morirían a causa del frío, el hambre y las enfermedades), y sus líderes fueron ejecutados, incluyendo al general Von Pannwitz, que eligió compartir la suerte de sus hombres y fue ejecutado en Moscú el 16 de enero 1947, tras ser condenado a muerte por un tribunal soviético por cometer crímenes de guerra en Yugoslavia.

 Fuentes:
Osprey: Soldados de la II Guerra Mundial: "La Legión Valona y otras unidades alemanas de voluntarios" de Carlos Caballero Jurado
Osprey: Soldados de la II Guerra Mundial: "La Caballería Alemana" de Jeffrey T. Fowler