domingo, 9 de octubre de 2011

La FP-45 "Liberator", probablemente la pistola más barata del mundo

La FP-45 "Liberator" es considerada la pistola más barata, y al mismo tiempo más sencilla, que se haya fabricado nunca, de la cual se produjeron en Estados Unidos más de un millón de unidades durante la Segunda Guerra Mundial en tan sólo 3 meses, con un coste de 2,4 dólares de la época por unidad. Diseñada para el ejército de Estados Unidos en 1942, fue obra de Inland Guide Lamp Manufacturing, división de la General Motors Corporation (GMC) en Dayton, Ohio. El ejército la llamo Flare Projector Caliber. 45 y su abreviatura era FP-45.

La Liberator era una pistola monotiro totalmente tosca y espartana, diseñada para ser lo más barata y veloz a fin de ser producida en masa. Constaba de 23 piezas (las mínimas necesarias para funcionar), que eran montadas en fábrica en unos 6,6 segundos, mientras que se tardaba en cargar un mínimo de 10 segundos, por lo que se aseguraba que era la única arma del mundo que tardaba más en ser cargada que en ser ensamblada. Usaba principalmente piezas de metal estampadas y torneadas que eran más baratas y fáciles de fabricar.

El arma disparaba munición de calibre 45 de un cañon de cuatro pulgadas y de ánima lisa, lo que provocaba que su alcance efectivo fuera muy corto: teóricamente 8 metros aunque en realidad era tan sólo de 3 metros. Esto sucedía porque la bala 45 ACP estaba diseñada para cañones de ánimas rayadas (o estriados) y sin estas perdía estabilidad y se tumbaba de costado, siendo muy imprecisa si no se usaba a quemarropa. A esto se añadía que su mecanismo de disparo no era muy seguro, y al disparar podía dañar los daños o la mano del usuario. La Liberator era distribuida en una caja de cartón con 10 balas de munición del 45 ACP - que se podían almacenar en la empuñadura del arma - , un pasador de madera para remover las vainas vacías y un papel de instrucciones mostrando como cargar y disparar el arma.

Fue aprobada por el Gobierno de EEUU, con una misión muy sencilla: ser arrojada en paracaídas en todos los territorios en los que hubiera movimientos de resistencia contra las fuerzas invasoras del Eje, en donde sería recogida por los partisanos. Su notoria imprecisión no era obstáculo: la idea era que los miembros de la resistencia se acercaran a un soldado enemigo desprevenido, lo mataran disparándole a bocajarro, robando luego su arma y escapando. De ahí que se eslogan publicitario dijera que "era una gran arma para conseguir otras y mejores armas".

La enorme producción de este arma no fue utilizada como se suponía. La OSS (Office of Strategic Services), el servicio de inteligencia de los EEUU antecesor de la CIA, no la consideró útil, y no fue distribuída de la manera inicialmente planeada, al menos en Europa. Solamente en las Filipinas y en China fue entregada, en números relativamente importantes, a las fuerzas insurgentes.

Actualmente, una de estas pistolas puede valer varios miles de dólares, si está en buenas condiciones y en su embalaje original, debido a que la mayoría fueron destruídas tras la Segunda Guerra Mundial.

4 comentarios:

fiona dijo...

Pues ésta es de las buenas y apañás para llevar en el bolso no? jajaja. Me ha gustado, oye.

1besico!

charlie furilo dijo...

Esta cabría hasta en un bolso de esos chiquititos de fiesta (su nombre "técnico" lo desconozco)

cheto dios dijo...

me encanta esa pistolita me tiene enamorado,es tan cutre q me encanta

Miguel Perez Molina dijo...

seria mas util uma derrigton derringer