miércoles, 31 de octubre de 2012

Rendición a Cara o Cruz en Las Ardenas

 A mediados de diciembre de 1944, la Wehrmacht lanzó la que sería su última gran ofensiva de la Segunda Guerra Mundial: la "Operación Alerta en el Rin" (Unternehmen Wacht am Rhein) que desencadenaría la conocida como Batalla de Las Ardenas (16 de diciembre de 1944 - 25 de enero de 1945) o "Battle of the Bulge" (o "Batalla del Saliente") para los norteamericanos. A través de los densos bosques y montañas de la región de las Ardenas (Bélgica), Luxemburgo y el noroeste de Francia, los alemanes avanzaron con 29 divisiones (unos 250.000 hombres, aproximadamente) hacia un punto débil en las líneas aliadas y se dirigieron de forma masiva hacia el río Mosa durante uno de los peores y más crudos inviernos en Europa en muchos años.


La pretensión de la Alemania nazi con esta gran ofensiva era partir por la mitad la línea del frente anglo-norteamericano, tomando Amberes, para luego embolsar y destruir cuatro ejércitos enemigos, forzando a los aliados occidentales a negociar un tratado de paz en favor de las potencias del Eje, que una vez logrado, permitiría a Hitler concentrar todo su esfuerzo bélico en el Frente Oriental. Aunque la ofensiva alemana obtuvo un gran éxito inicial los aliados pudieron reaccionar y contener el avance alemán hasta hacerles perder la iniciativa, obligándoles finalmente a retirarse. Clave en el fracaso de la ofensiva alemana fue la numantina resistencia de la 101ª División Aerotransportada, que había sido cercada en Bastogne. Pese a tener todo en su contra,  su comandante, el general Anthony McAuliffe, se negó a capitular (con el célebre "nuts!")  y aguantó los embites de las fuerzas alemanas que los superaban en número, hasta la llegada del III Ejército del general Patton, que por propia iniciativa (y aprovechando una "milagrosa" mejora de las terribles condiciones climatológicas) dirigió sus tropas hacia el norte (en un considerable éxito táctico y logístico), desocupando el frente para aliviar la situación de los paracaidistas de la 101ª, y logrando finalmente romper el cerco.


La brutal batalla, las condiciones climatológicas de aquellas fechas (en pleno invierno con una fuerte nevada y espesa niebla) y la dureza del terreno (montañas y bosques densamente poblados) fueron las causas de que muchas unidades aliadas y alemanas quedasen aisladas, dispersas y sin comunicación con su respectivo Estado Mayor. Algunos grupos decidieron atrincherarse y resistir frente al enemigo o, si tenían más suerte, esperar la llegada de los suyos. Un sargento y un pelotón estadounidense decidieron seguir avanzando pero después de varios días perdidos en la inmensidad de los bosques belgas, ateridos por las bajas temperaturas, sin apenas comida y con la moral por los suelos, decidieron rendirse si se encontraban con el enemigo.


Tan pronto se toparon con un grupo de soldados alemanes, inmediatamente tiraron las armas y levantaron las manos para rendirse pero curiosamente, los alemanes que, al parecer se encontraban en idéntica y desesperada situación, habían hecho lo mismo. Ambos grupos habían decidido seguir la misma estrategia: rendirse al enemigo. Así que, para solucionar la situación, acordaron echar a cara o cruz quién se rendía. Ganaron los americanos y a ellos les tocó hacer prisioneros a la patrulla alemana. Posteriormente, el pelotón estadounidense consiguió contactar con los suyos y, lo que hace la suerte, fueron felicitados por la captura de los prisioneros enemigos.  

Fuentes:
http://historiasdelahistoria.com/2012/05/13/el-dia-que-alemanes-y-aliados-decidieron-echar-a-cara-o-cruz-quien-se-rendia/
 http://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_las_Ardenas
 http://es.wikipedia.org/wiki/George_S._Patton

5 comentarios:

Llorenç Carbonell dijo...

A pesar de ser una situación draática, este episodio de la guerra es digna un capítulo de la serie inglesa de 'Allo, 'Allo!

Anónimo dijo...

Queda fielmente reflejado en el ya mítico capítulo de "Hermanos de Sangre.

charlie furilo dijo...

@Llorenç: Confieso que no tengo ni idea de que serie es esa. He tenido que mirar en la wikipedia y por lo que he leido, sí me temo que esta anécdota encajaría perfectamente con el tono de la misma. Saludos!!

@Anónimo: "Bastogne", mítico capítulo de una gran obra maestra de la TV.

Llorenç Carbonell dijo...

Te recomiendo muy encarecidamente que te la veas. Están todos los tópicos habidos y por haber, con ese humor inglés ácido y corrosivo de no dejar títere con cabeza, incluyendo al propio agente del SOE que apenas sabe hablar francés, pero que creé que lo habla correctamente. No tiene desperdicio.
Un saludo.

charlie furilo dijo...

@Llorenç: tomo nota de la recomendación. Gracias